Fiesta de Santa Cecilia y Virgen Milagrosa

Fiesta de Santa Cecilia y Virgen Milagrosa

La Parroquia de El Toboso (Toledo) despide el mes de noviembre con la celebración de dos fiestas tradicionales que se celebrarán los días 25 y 26 próximos.

EL TOBOSO / 21 NOV ■ InfoParroquia.- Primero será la fiesta de Santa Cecilia, patrona de la Asociación Musical que lleva su nombre. Los actos religiosos serán la celebración de la Santa Misa el sábado 25 de noviembre a las 17:30 horas en la Iglesia Parroquial seguido de la procesión con la imagen de Santa Cecilia que discurrirá por las calles que unen la seo toboseña con la Ermita del Santísimo Cristo de la Humildad, lugar donde se también se venera a la patrona de la música. En la celebración de la Misa participará la banda de música con la interpretación de alguna piezas musicales religiosas.

Y el domingo 26 de noviembre, a las 12:00 horas del medio día, será la fiesta de la Asociación Virgen de la Medalla Milagrosa, coincidiendo con la solemnidad de Cristo, rey del Universo con la que se da por finalizado el año litúrgico. También en este día procesionará la imagen de la Virgen Milagrosa, como es uso y costumbre en el El Toboso el último domingo del mes de noviembre.

Santa Cecilia

El 22 de noviembre se celebra la festividad de Santa Cecilia o el Día de la Música. Santa Cecilia es una de las santas más veneradas por la Iglesia católica. Se dice que el día de su boda, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su corazón, ya que ella había decidido entregarle su vida y tuvo que casarse por deseo de su padre. Posteriormente, fue torturada por convertirse al cristianismo y murió un 22 de noviembre de un año indeterminado, entre el 180 y el 230. En 1594, el papa Gregorio XIII la nombró patrona de los músicos. Es una fecha apropiada para valorar la importancia de la música como expresión de arte y espiritualidad y agradecer la riqueza de coros y músicos que actúan en la vida y en el culto de nuestra parroquia.

Virgen de la Medalla Milagrosa

El 27 de noviembre de 1830 la Virgen Santísima se apareció a Santa Catalina Labouré, humilde religiosa vicentina, y se le apareció de esta manera: La Virgen venía vestida de blanco. Junto a Ella había un globo luciente sobre el cual estaba la cruz. Nuestra Señora abrió sus manos y de sus dedos fulgentes salieron rayos luminosos que descendieron hacia la tierra. María Santísima dijo entonces a Sor Catalina: “Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos. Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque pocas veces me rezan”. Entonces alrededor de la cabeza de la Virgen se formó un círculo o una aureola con estas palabras: “Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti”. Y una voz dijo a Catalina: “Hay que hacer una medalla semejante a esto que estás viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán la protección de la Virgen”, y apareció una M, sobre la M una cruz, y debajo los corazones de Jesús y María. Es lo que hoy está en la Medalla Milagrosa.

 

Compartir