Semana Santa 2014

Semana Santa 2014
La
“solidaridad” es Jesús joven que «llevaba sobre sí mismo nuestro
dolor»
(Is 53,4)
InfoParroquia EL TOBOSO ofrece a sus lectores y seguidores el texto en español del Vía + Crucis celebrado durante la pasada Jornada Mundial de la Juventud 2013 en Río de Janeiro (Brasil)

EL TOBOSO / 14 ABR InfoParroquia / Vatican.va.- “En vista de las
dificultades del mundo contemporáneo, muchos se preguntan: y yo, ¿qué puedo hacer? La luz de la fe ilumina la oscuridad, nos hace
comprender que toda vida tiene un valor incalculable, porque es el fruto
del amor de Dios. Ama incluso aquellos que se
alejaron o lo olvidaron: tiene paciencia y
espera; más que eso, dio a su hijo, que resucitó de entre los muertos, para
salvarnos radicalmente del pecado. “Y Cristo envió a sus discípulos para llevar a todos los pueblos el
anuncio gozoso de la salvación y la vida nueva”. Benedicto XVI (Mensaje para JMJ – Rio 2013). La “solidaridad” es
Jesús joven que “llevaba sobre sí mismo nuestro dolor” (Is, 53.4). Buscamos mejorar el diálogo de la juventud
con Cristo en el camino de la Cruz. El maestro es el protagonista de
este momento de oración. El objetivo es que los jóvenes tengan en él una
referencia que los cuestione y los inviten
a seguirlo como discípulos-misioneros. Toda la estructura del camino de
la Cruz está inspirada por la invitación de Jesús:”Quién quiera ser mi
discípulo, tome su cruz y sígame! (Mt 16,24)
OREMOS.
Oh Padre, enviaste a tu hijo eterno para salvar al mundo y eligió a hombres y mujeres, para anunciar la buena noticia a todas las Naciones, a través de él, con él y en él. Da las
gracias necesarias para que brille en las caras de todos los jóvenes la alegría
de ser, por el poder del espíritu, los evangelizadores que necesita la iglesia
en el tercer milenio.
Un joven: 1 º Estación – Jesús es condenado a muerte
Un joven: un inocente fue condenado. Testimonio: MISIONERO DE LA FRONTERA
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Fui atraído por tu
divino corazón. Llegado de las fronteras
del mundo. Soy un misionero y encuentro en mi camino muchos jóvenes
inocentes que cada día son condenados a muerte por la pobreza, la violencia y
toda clase de consecuencias del pecado que nos
duele desde los orígenes de la humanidad. ¿Quiero seguir tus pasos en la
certeza de que todo lo puedo en quien me fortalece y si Dios es por nosotros,
quién contra nosotros?
Meditación:
Trajo un proyecto de vida,
quería liberar a los hermanos,
propuso que su pueblo tomase la historia en sus manos
y fue sentenciado a morir.
Un joven: 2ª Estación – Jesús lleva la Cruz a
cuestas
Un joven: asumió una cruz que no era de él. Testimonio: JOVEN
CONVERTIDO
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Me convertí en tu divino
corazón. Tomaste sobre tus hombros mis
dolores y miserias. Era mía la Cruz que te lastimó. Quiero completar tu
sacrificio en mi vida, dejándome tocar por tan gran amor y dando testimonio con
mis palabras y con mi ejemplo allí donde el mundo lo
necesita. Llevaré para siempre tu cruz en mi pecho y tus palabras en mi
corazón. Quiero ser un instrumento de amor que nunca se cansa de amar.
Meditación:
Dijo que la vida es coraje.
Que tienes que luchar sin descansar.
Vino a enseñar que debemos cambiar la oscuridad por la luz
Y he aquí, le dan una cruz
Un joven: 3ª Estación – Jesús cae por primera
vez
Una joven: La cruz se va haciendo pesada. Testimonio: VOLUNTARIO EN UNA COMUNIDAD DE RECUPERACION
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Yo
estoy emocionada por tu corazón humilde. Soy voluntaria
en una comunidad de recuperación de jóvenes que han caído en la dependencia de sustancias químicas. Son víctimas de un trato cruel y
violento. Han sido desfigurados y corren el riesgo
de quedarse en el suelo. Veo tu rostro en el rostro de cada uno de ellos.
Enséñame a ser como el buen samaritano que, además de los discursos, tiene el coraje de levantar al que ha
caído en el borde del camino y cuidar de sus heridas. En este saludable
gesto de solidaridad, enséñame que solo en ti encontraremos la Transfiguración total.
Meditación:
Dijo que la vida es ternura.
Que necesitas saber perdonar.
Vino a demostrar que incluso aquel, que tiene a Dios como Padre, bajo
el peso de la Cruz cayó
Un joven: 4ª EstaciónJesús se encuentra con su madre
Una joven: Dolor de hijo, dolor de madre. Testimonio:
UNA JOVEN HABLA EN NOMBRE DE TODAS LAS MADRES
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy!
Contemplo la profunda comunión de amor entre tu corazón y el corazón de tu
madre. ¡Es una comunión redentora! Ese silencioso
intercambio de miradas en el camino de la Cruz habla más que cualquier discurso
o palabra. El dolor del hijo es realmente el dolor de la madre. Esto me hace
pensar en las luchas a favor de la vida, desde
su concepción hasta su fin natural. Las mujeres tenemos una vocación muy
fuerte para defender todo lo que vive. No podemos aceptar la violencia de aquellos que creen tener el
derecho a interrumpir una vida indefensa. Queremos proclamar como tu madre: el
Señor ha hecho en mí grandes cosas. Derrumba del trono a los arrogantes y
eleva a los humildes. Muestra la fuerza de su brazo y nos sostiene en los caminos
de la nueva evangelización.
Meditación:
Vio el valor de las mujeres.
Trató de libertar a las mujeres.
Vino a demostrar que la mujer trae el misterio de ser
Y ve sufrir a su madre
Un joven: 5ª EstaciónEl Cirineo ayuda a Jesús a
cargar la cruz
Una joven: Convertido mientras ayuda a Jesús. Testimonio: SEMINARISTA
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Fui llamado por tu divino corazón. Soy un joven con vocación al sacerdocio. Tu llamado resuena muy fuerte en mi interior: Quién
quiere ser mi discípulo, tome su cruz y sígame! Pero no siempre entiendo que la
luz pasa a través de la Cruz. Al llevar parte de tu carga quiero aprender las
maneras de configurarme en ti. Que un día pueda decir: Yo vivo, pero no soy yo quien vive; Es Cristo quien vive en
mí. Haz de mí un ministro transparente.
Líbrame de la tentación de los primeros lugares y enséñame a ser un buen
pastor, que da la vida por reunir a sus ovejas.
Meditación:
Su cruz llevaba cansado
Aplastado por tanta opresión
Y he aquí, que un labriego que venía del campo
tomó su cruz
Y sufrió también con Jesús.
Un joven: 6ª Estación – La Verónica limpia el rostro de Jesús.
Una joven: Una mujer que no se calla. Testimonio:
CONSAGRADA QUE LUCHA POR LA VIDA
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Soy consagrada a tu
divino  corazón, me dedico al servicio de
mi hermano. No puedo callarme cuando veo en la vía crucis de la vida tantas
víctimas de una “cultura de la muerte”: las mujeres prostituidas y
familias en extrema pobreza, los enfermos sin atención y ancianos inmigrantes despreciados, campesinos sin tierra y jóvenes desempleados,
personas excluidas de la cultura digital y minorías tratadas con prejuicios…
la lista es grande, mi Señor. Al enjugarlas
lágrimas, sudor y sangre de la cara de estos hermanos y hermanas veo asombrada
que es tu cara la que está estampada en el pañuelo de mi solidaridad. Enséñame
siempre a conjugar mística y activismo, fe y vida, cielo y tierra, porque Dios
es nuestro Padre y nosotros somos hermanos, pero
el pan es también nuestro y nosotros somos cristianos, es decir, personas
que creen en el milagro de compartir.
Meditación:
Tenía la cara de hombre del pueblo
Tenía marcas de luto y dolor
Tanto sufrió que de saliva y sangre quedó desfigurado
Pero alguien su rostro enjugó
Un joven: 7ª Estación- Jesús cae por segunda
vez
Una joven: Quien cayó subiendo, cayó en la
cima. Testimonio: PAREJA DE ENAMORADOS
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estamos! Encontramos en tu
corazón nuestra morada. Desde que empezamos a salir queríamos encontrar la manera
correcta de construir una familia que tiene como papel fundamental la transmisión de la fe y la vida. Contemplando
tu pasión entendemos que todo lo que hiciste fue por amor. Aprendimos,
sin embargo, que las pasiones no son una base sólida. Sólo construye sobre
roca, el que construye en el amor. Danos la sabiduría para iniciar la
construcción por las bases y no por el techo. Enséñanos que cada opción exige
renuncias. Si caemos, Señor, que sea siempre avanzando y nunca abandonando.
Incluso en la caída, no permitas que nos apartemos de ti.
Meditación:
El dijo que la vida es un regalo
Para quien no se para ni descansa
Lleva sobre los hombros la cruz de los hermanos con determinación y coraje
Y una vez más cae al piso
Un Joven: 8ª Estación – Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén
 Una joven: La vocación de la mujer desde
la cuna hasta la cruz. Testimonio: UNA JOVEN
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! En tu corazón aprendí
del valor salvífico del dolor y del sufrimiento humano. En mi carne quiero
completarlo que falta a tus sufrimientos, que es la Iglesia. No puedo olvidar
que la redención es realizada por tu cruz, es decir, por tu sacrificio. Esto me
enseña que el dolor es parte de la condición humana, la cual es tocada por tu
amor que salva. Esto no me lleva a una resignación desequilibrada, sino queme
hace consciente de que algunos dolores son oportunidades para unirme a tu cruz.
Es un misterio que sólo aquel que sufre junto a ti puede entender en su justa medida. Enséñame que en la hora del
dolor en vez de hablar de Dios es mejor hablar con Dios. La oración consuela más que la explicación.
Meditación:
En el camino que atraviesa
Sufre casi solo, sin nadie
Algunas mujeres llorando siguen a Jesús: la victima
Fueron madres de solidaridad en el dolor.
Un Joven: 9ª Estación – Jesús cae por tercera vez
Una joven: Después de esto, no volvió a caer. Testimonio: ESTUDIANTE EN SILLA DE RUEDAS
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! En
el corazón del maestro encontré la verdad. Vengo del mundo de la educación. Es parte de mi misión en este momento. El conocimiento y la ciencia me encantan,
pero a menudo me tientan e incluso me inducen a imaginar que no te necesito. Pero
mi corazón tiene sed de un amor y una verdad que superan los amores y las verdades de esta tierra. Sólo en tu
verdad encuentro la sabiduría eterna. Y en
este tesoro encuentro las fuerzas para no caer. Sólo esta verdad, más
allá de los límites del cuerpo, es verdaderamente permanente.
Meditación:
Otra caída y es la tercera,
Y cae en el piso de agotamiento
Es como muchos que padecen de amor y de pan
Y sucumben ante tanta opresión
Un Joven: 10ª EstaciónJesús, despojado de sus
vestiduras
Una joven: Era pobre y mas pobre murió. Testimonio: JOVEN DE LAS REDES SOCIALES
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Tu corazón me enseña
tantas maneras de promover la comunión. Soy parte de esta generación que nació conectada a través de Internet.
Se que las redes sociales son una oportunidad de construir relaciones reales,
pero requieren mucha atención para no ser victimas de fuerzas de dispersión que
privan a los jóvenes de su identidad. La manipulación de inteligencia es uno de
ellos. Esto puede conducir a la alienación de los derechos religiosos, sociales
y hasta los políticos. Buscando tu total despojo en el camino de la Cruz te
pido en nombre de mi generación: que tu Gracia nos enseñe las maneras de evangelizar
el “continente digital” y nos mantenga atentos a posibles adicciones
o confusiones entre lo real y lo virtual, para no correr el riesgo de alejarnos
del encuentro con las personas por los contactos de la red.
Meditación:
Le arrancaron la túnica que tenía
La apostaron a los dados
Tan despojado y no teniendo nada mas se entregó
Era pobre y mas pobre murió
Un Joven: 11ª Estación – Jesús es clavado en la cruz
Una joven: hecha de dos troncos era su cruz. Testimonio: JOVEN DE LA PASTORAL CARCELARIA
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! En tu divino corazón
encontré la verdadera libertad. Soy consciente de lo que dijo Juan Pablo II:
“la peor de las prisiones es un corazón cerrado”. Millones de jóvenes
están presos cumpliendo condena por un error. Los ojos del perdón en lo alto de
la Cruz me hacen pensar que es posible
cambiar sus vidas. Enséñame que tu cruz unió a la tierra y el cielo y que tus
brazos abiertos acogen a todos, incluso quienes están en prisión. Es
bueno saber que amas no sólo al que es justo y santo, sino también al pecador.
Gracias, señor, por tu gran compasión!
Meditación:
Tenía ladrones a cada lado
Fue clavado en la cruz que llevó
Crucificado, agredido, insultado,
Jesús perdonó al que lo hirió y lo mató
Un Joven: 12ª Estación – Jesús muere en la cruz
Una joven: El autor de la vida aceptó morir. Testimonio: ENFERMO
TERMINAL
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! En tu corazón encontré
vida y vida en abundancia. Conoces bien los límites de mi condición física.
Vivo un momento difícil de purificación. La enfermedad es mi cruz. Acéptame
junto a ti en este momento. Estar seguro de que tú estás conmigo, hace cada minuto parecer eterno. Me gustaría vivir muchos
años, pero ¿qué es eso frente a la eternidad? Entonces, Señor, fortalece
en mi la fe, la esperanza y la caridad. Y que escuche de tu boca la frase que consoló a tantos enfermos y personas que sufrían: “tu fe te ha salvado, vete en paz!”
Meditación:
Aplastado, herido y vencido
Derrotado el no reaccionó
Agonizó y expiró como si nada pudiese hacer
Es la vida que vemos morir
Un Joven: 13ª ESTACION –Jesús es bajado de la cruz
Una joven: María y los discípulos le bajaran. Testimonio: UN JOVEN
CON INCAPACIDAD AUDITIVA
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estoy! Es
maravilloso escuchar las lecciones de tu divino corazón.
Paso los días en el silencio de sonidos y palabras. No puedo oír con mis oídos, pero escucho tu voz en mi corazón. Al verte bajar
de la Cruz, descansar en el regazo piadoso de tu querida madre, siento que
todos los discursos son insuficientes y que una sola palabra ya sería
demasiado. Hay veces en que el silencio y la contemplación dicen más. Enséñame
a descrucificar a mis hermanos. Que mi testimonio sea un silencioso grito de
amor y solidaridad.
Meditación:
Parecía estar todo acabado
Jesús Cristo descendía de la cruz
Muerto y sin vida María lo recibe sin palabras
Es mi pueblo que veo llorar
Un Joven: 14ª Estación – Jesús es sepultado
Una joven: Sembradas en silencio fértil. Testimonio:
JOVENES DEL MUNDO
Señor Jesús, Cristo Redentor, aquí estamos,
envíanos! Queremos ser un solo corazón y una sola alma.
Iremos a todas las Naciones de la tierra para dar testimonio de que encontramos
el verdadero camino a la vida. La semilla de tu palabra cayó en nuestros
continentes. No quedará sepultada en la
tierra. Enséñanos a cultivarla para que nazcan frutos de una nueva evangelización.
Meditación:
Resulta que la vida es más fuerte
Y Jesús volvió de la muerte
Y en la mañana de la victoria, Jesús dejó la tumba
Es mi pueblo que resucitó.
OREMOS.
Oh, Cristo, Redentor de la humanidad, tu imagen con los brazos
abiertos en la cima del monte Calvario
acogen a todas las personas. En tu ofrenda pascual, nos condujiste por
el Espíritu Santo al encuentro filial con el Padre. Estos
jóvenes, que se alimentan de la Eucaristía, te oyen en la Palabra y te encuentran en el hermano, necesitan tu infinita misericordia para recorrerlos caminos del mundo como misioneros y
discípulos de la nueva evangelización.

Compartir