Semblanza biográfica de la primera beata mártir de El Toboso

Semblanza biográfica de la primera beata mártir de El Toboso

La toboseña y Sierva de Dios Mª del Santísimo Sacramento Prensa Cano será una de las próximas beatas del grupo martirial de las concepcionistas franciscanas a partir del 22 de junio de 2019.

EL TOBOSO / 02 FEB ■ InfoParroquia.- Coincidiendo con la Fiesta de la Presentación del Señor en el Templo en la que también se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, InfoParroquia ofrece a sus lectores algunos apuntes biográficos de la que será la primera religiosa mártir natural de El Toboso, Sor María del Santísimo (Manuela Prensa Cano) que junto al grupo de las mártires concepcionistas franciscanas, será beatificada el próximo 22 de junio de 2019 en la Catedral de la Almudena de Madrid.

Una hija de El Toboso

Manuela Prensa Cano nació un 25 de junio del año 1887 en El Toboso. Hija de Manuel Prensa Sánchez y Cirila Cano Casas, fue bautizada al día siguiente de su nacimiento en la Iglesia Parroquial San Antonio Abad. Con tan solo ocho años, se traslada a Madrid junto con sus padres, que pasaron a ser recaderos del convento de monjas Concepcionistas de San José de Madrid. A los 17 años recibe la Confirmación y al año siguiente, con tan solo 18 años, el día 5 de abril de 1905 pide el ingreso en el monasterio de la Orden de la Inmaculada Concepción. El 22 de noviembre de 1906, cuando hace su primera profesión de votos, toma el nombre de Sor María del Santísimo Sacramento, y cuatro años más tarde emitió los votos perpetuos con los que se ligaba al convento perpetuamente. Un año antes falleció su padre.

La Comunidad de Concepcionistas de San José, de Madrid, en la calle Sagasti (luego llamada Mártires Concepcionistas) a la que pertenecía Manuela Prensa Cano.

Aunque nada sabemos de su preparación académica, el Señor la revistió de grandes dotes para la música y el canto, así como maestra de solfeo y canto entre las jóvenes del monasterio. Ejerció el oficio de secretaria de la superiora y de la Comunidad, cuya redacción de documentos evidenciaban mucha claridad, inteligente distribución del texto propio de una mente despejada y ordenada. También cultivó una imaginación creativa y brillante empleando infinidad de recursos para dar alegría, novedad y realce a las fiestas y acontecimientos extraordinarios de la Comunidad, y hasta fue directora de escena pues en las entre vísperas de su tormento preparó y dirigió la escenificación del martirio de Santa Inés, preludio de lo que después le tocaría a ella experimentar en carne propia.

Además de sus extraordinarias cualidades humanas y artísticas, Sor María cultivó su alma por medio de una gran vida interior de recogimiento, silencio, siempre dada a la presencia de Dios que la condujo a ser, además de maestra de novicias, un verdadero ángel de consuelo para las más jóvenes en los días previos al martirio por medio de un testimonio y ánimo de superación así como por sus ideas claras de que lo que más les podía suceder en esa situación era la muerte por Cristo y por su fe era el mejor sentido o empleo de la vida, porque les abría las puertas de una existencia feliz e inacabable. Esto sucedió el 8 de noviembre de 1936.

Fuente: GARCÍA DE NAVA, R., Odisea Martirial de Catorce Concepcionistas, Lagomar Artes Gráficas, Torrijos (Toledo), 2011. Páginas 73-79


Cuadro de la portada del libro “odisea martirial de catorce mártires concepcionistas”, de la pintora y artista Sor Inmaculada López de Lama, OIC.

FOTO:

© https://www.architoledo.org/noticias/cuatro-concepcionistas-la-archidiocesis-seran-beatificadas-proximamente/ (visto el 01.02.2019)

© https://liturgia.mforos.com/1699114/8494219-franciscanas-concepcionistas/ (visto el 01.02.2019)

Compartir