Saluda del Párroco de El Toboso para la “Feria y Fiestas en honor a San Agustín”

Saluda del Párroco de El Toboso para la "Feria y Fiestas en honor a San Agustín"

«Celebrar la feria del santo obispo de Hipona es una ocasión más para contemplar la idea de Dios y descubrir la reacción espontánea que produce en nuestro interior», afirma el párroco de la Patria de Dulcinea al inicio de la Feria y Fiestas de San Agustín 2018. 

EL TOBOSO / 27 AGO ■ InfoParroquia.- En distintas y variadas ocasiones durante el calendario festero de El Toboso, el párroco de esta localidad toledana suele dirigir varios mensajes de saludo con motivo de las cuantiosas fiestas religiosas que se celebran anualmente en la Patria de Dulcinea. Además de los párrafos de saludo y cortesía, D. Juan Miguel Romeralo Santiago, ofrece intencionadamente unas sencillas catequesis escritas con algunas ideas de alto contenido teológico, espiritual y pastoral sumamente aprovechables para vivir con mayor sentido y práctica cristiana las distintas devociones que se suceden en este pueblo manchego.

Así, con motivo de la Feria y Fiestas en honor a San Agustín que se celebrarán del 27 al 30 de agosto en El Toboso, Romeralo Santiago ha vuelto a dirigir uno de estos mensajes de saluda en el Programa de Feria que el Excmo. Ayuntamiento de la localidad ha confeccionado para estos días finales del mes de agosto. InfoParroquia EL TOBOSO les ofrece ahora el contenido íntegro de este escrito:

“Nadie niega a Dios, sino aquel a quien le conviene que Dios no exista”

Para El Toboso la Feria es, sin duda alguna, uno de los momentos más señalados en los meses estivales. Precisamente cuando el verano está ya dando sus últimos compases sale a nuestro encuentro la figura luminosa de San Agustín para darle a estas celebraciones no sólo un toque cristiano sino, en no pocas ocasiones, al menos un cierto sabor humano.

San Agustín, con una distancia en el tiempo de más de dieciséis siglos, sigue sorprendiendo por la agudeza de sus reflexiones y lo lacerante de sus sentencias que no son las propias de alguien que por alguna razón se muestra resentido con la vida o enfadado con la humanidad -algo que no es infrecuente encontrar en nuestros días aunque se tenga prácticamente de todo y no falte ningún capricho- sino que es el fruto de quien durante un tiempo ha flirteado y jugado con las sinuosas sombras del mal, pero que también ha tenido la gallardía de llamar a cada cosa por su nombre y, desde la oscuridad palpable en su alma, lanzar un grito pidiendo auxilio a su Creador.

Desde esa experiencia de buscar siempre la verdad -y también la Verdad Infinita- aunque muchas veces en veredas equivocadas, puede hablar con autoridad y servir de luminosa guía. No porque haya “vivido mucho” sino porque “se ha dejado redimir mucho”. La pura experiencia si no va acompañada de la reflexión y la honradez no produce ningún fruto dulce sino sólo amargura y acidez. San Agustín no conoce esa acidez. La iconografía nos lo muestra sosteniendo en la mano un corazón enamorado-traspasado en fuego divino y el amor si es sano, y por tanto verdadero, no produce nada más que dulces frutos. Esa es la razón por la que puede advertir las ocultas o palpables fobias del alma que “ha vivido mucho” pero “se ha dejado redimir poco”. Sólo así el Dios y Padre bueno de los cristianos pasa a ser no una entelequia a ignorar sino un potente enemigo a quien abatir.

Celebrar la feria del santo obispo de Hipona es una ocasión más para contemplar la idea de Dios y descubrir la reacción espontánea que produce en nuestro interior.

Rvdo. Sr. D. Juan Miguel Romeralo Santiago

Cura Párroco

Compartir